Gestionar y tener el control sobre tu tiempo, además de empoderarte y darte tranquilidad, también te ayuda a mejorar la productividad. Aquí te contamos 3 técnicas que te facilitarán el trabajo:

Técnica  pomodoro:

Fue desarrollada por Francesco Cirillo a finales de la década de los 80, y es un sistema que busca mejorar la administración del tiempo a través de su división en fragmentos (1).

El nombre de esta técnica se debe a la palabra italiana “pomodoro” que se refiere al reloj de cocina clásico, y que indica la forma de medir el tiempo. Cada pomodoro tiene una duración de 25 minutos y se separa de los otros por un pequeño espacio de descanso.

Gracias a las pausas programadas, el tiempo que dedicas a estar enfocado y atento  (25 min) es mucho más productivo, mientras que los espacios de descanso te ayudan a mejorar la agilidad mental.

Sigue estos 5 pasos:

    1. Define la tarea: pon una meta de lo que quieres o debes lograr.
    2. Programas el “pomodoro”: o en este caso un cronómetro con un tiempo de 25 minutos.
    3. Trabaja intensamente: te concentras y enfocas en la tarea que te propusiste hasta que suene el cronómetro.
    4. Descansa: durante 5 minutos puedes distraerte, cambiar de posición, ambiente o actividad, mirar el celular o ir a comer algo.
    5. Reinicia el proceso: repite los 4 pasos anteriores. Cuando hayas completado 2 horas puedes tomar descansos más prolongados de entre 20 y 30 minutos.

 

Técnica  GTD  (Getting  Things  Done)

Este método se basa en el principio de que una persona necesita liberar su mente de las tareas pendientes guardándolas en un lugar específico, de forma que no sea necesario recordar lo que hay que hacer y se puede concentrar en realizar las tareas (2)

Se trata de tener un sistema organizativo en el que se puede confiar, pues en muchos casos la memoria falla y se escapan cosas importantes.

David Allen, su creador,  define el flujo de trabajo enfocado al control de tus tareas y compromisos en 5 pasos:

  1. Capturar o recopilar: saca de tu mente todas las ideas y preocupaciones y déjalas plasmadas en tu sistema, correo electrónico o libreta.
  2. Procesar: convierte esas capturas en proyecciones de acciones que vas a realizar.
  3. Organizar: toma todo lo que has recopilado y clasifica, ya sea en orden de importancia, de urgencia, por categorías y lo que debes desechar.
  4. Evaluar: revisa de forma periódica para detectar qué puedes mejorar y volver a organizar.
  5. Hacer: este es el punto más importante, se trata de ejecutar lo planeado en el tiempo estipulado.

Este método también incluye reflexionar a mediano y largo plazo, en perspectiva para saber que lo que estamos haciendo va en la dirección adecuada.

Técnica  de  la  caja  de  Eisenhower

Dwight Eisenhower fue presidente de los Estados Unidos en dos períodos. ¿El secreto de su productividad? Un método que le permitía decidir qué tarea era urgente y cuál no, qué debía hacer él mismo y qué debía delegar. (3)

Puedes realizar una caja por día, por semana o mes. Depende de tus necesidades de organización.

La forma de ordenar la información debes dividir todas tus actividades pendientes en 4 categorías:

  1. Urgentes e importantes:  para las tareas que debas hacer ahora mismo.
  2. Importantes pero no urgentes: para las que puedas dejar para después.
  3. Urgentes pero no importantes: destinada a aquellas que le puedas delegar a alguien.
  4. Ni urgentes ni importantes: las que definitivamente no debes realizar.

Ejemplo

Escoge la técnica que más se acomode a tus necesidades, lo importante es que puedas ordenar tu tiempo y así sentirte más tranquilo, teniendo claridad y orden.

Fuentes:

  1. https://ehorus.com/es/tecnica-pomodoro/
  2. https://jordisanchez.info/que-es-gtd/
  3. https://noticias.universia.edu.uy/consejos-profesionales/noticia/2015/07/03/1127691/conoce-metodo-eisenhower-aumentar-productividad.html

 

Deja un comentario